ENDODONCIA

Cuidar el interior

En ocasiones conviene tratar la parte interna de las piezas dentales para solucionar los problemas de las mismas y así conservarlas al máximo. Contamos con especialistas en esta técnica para ofrecerte el mejor tratamiento con los mejores resultados.

Cuando las bacterias de la boca consiguen llegar hasta el nervio del interior se desencadena un proceso irreversible. El nervio dental y sus pequeños vasos se necrosan y queda el interior del diente lleno de bacterias que no pueden ser atacadas por las defensas, pues la sangre ya no llega al interior del diente. Tampoco los antibióticos (que circulan por la sangre) pueden luchar contra la infección.

Una vez que los conductos del interior del diente están completamente contaminados, se liberan mA?s bacterias y toxinas hacia el interior del hueso maxilar provocando un granuloma, una fístula, un quiste o incluso un gran flemón. Todo este proceso puede doler mucho, pero también puede molestar ligeramente o incluso, sorprendentemente, no molestar en absoluto.

Para poder solucionar el problema y salvar el diente afectado es preciso realizar el tratamiento de endodoncia. Una endodoncia consiste en limpiar y desinfectar bien todos los conductos del interior del diente justo hasta la punta de la raíz. Luego es preciso tapar ese espacio herméticamente. De este modo eliminamos ese rincón donde las bacterias podían reproducirse sin ser atacadas por el organismo y se consigue la curación.

Este tratamiento es en realidad un proceso de microcirugía complejo, que gracias a la formación y experiencia de nuestros especialistas se resuelve satisfactoriamente.